NOTA 13: ESTAMOS CERCA DEL HOSPITAL

Carlos hizo rugir el motor de la motocicleta, me volteo a ver y me dijo —vamos a ver qué diablos está sucediendo.

El motor rugió con más fuerza que nunca y sentimos el tirón hacia atras como consecuencia de la alta velocidad alcanzada. Carlos apretó con más fuerza el maniublo se mantuvo firme mientras yo atrás solo veía el correr de la autopista y al fondo el edificio del Hospital General siendo iluminado por esos reflectores de alta potencia y las luces destellantesroji-azules de la patrullas que se encuentran ahí a su alrededor.

—Mira Carlos la iluminación se empieza a ver más fuerte —ya casi llegamos.

RATATARATARATARATA RATAARATA FIUUUU

RATA RATA FIUSSSHHSSS

CRACKKK CRASHSSS RATATAATRARATATA

—Dios mío!!!!!!! Para Carlos, paraaaaaa.

Sentimos el enfrenon provocado por Carlos al momento de que este escucho los disparos.

Nos quedamos ahí durante varios minutos observando.

—No puede ser, por que se está usando armamento de esa potencia, por queeeeee?

—Qué diablos está pasando allá, maldita sea, de seguro es un atentado fraguado por los narcos esos de los “Zetas” o “La Familia”, ya antes había sucedido en el estado de Michoacán en Morelia, durante el grito de independencia y habían amenazado por Internet que probablemente algo así sucedería dentro de poco en alguna institución de la Cd. De México.

—Si quizá sea por eso el que se esté usando ese armamento de alto calibre, seguramente el ejército ya de estar ahí presente, a lo mejor ahí iban los convoyes que vimos hace unas horas en las calles, si debe ser eso.

—Hay que apurarnos a llegar ahí, vamos.

Nuevamente arrancamos a toda velocidad y enfilamos rumbo al hospital, todo había sido tan emocionante que nos habíamos dado cuenta que ya eran los 2 am. Esta noche se estáempezando a poner muy diferente.

Avanzamos como un 1 km. Ya casi estamos llegando, estamos a unas cuantas calles, cuando de repente nos encontramos un reten de SOLDADOS!!!!!.

—Por que un reten con estos cuates, porque ellos están controlando el acceso al Hospital General —dije un poco impresionado.

—Phillips ve guardando tu cámara en este compartimento oculto que adapte en el asiento de atrás y también ve sacando tu cuaderno y un lápiz, rápido ya estamos llegando al reten, rápido.

Había varias personas queriendo acercarse a las instalaciones para ver que está sucediendo en el Hospital, pero los soldados no los dejan. Carlos con la motocicleta hizo a un lado a varios curiosos hasta que nos encontramos a varios militares apuntándonos y uno nos pregunto.

—Dígame señor a que quiere usted pasar allá?

—¡Retírese a donde vino por favor! —dijo un soldado, me imagino que es el encargado por qué se ve mayor y maduro.

—Disculpe amigo, necesito pasar ya, mire soy agente de la PF y me solicitan ya con mis compañeros que ya se encuentran en el Hospital, por favor permítame el paso —dijo Carlos.

El militar se quedo viéndolo de pies de a cabeza y le exigió a continuación que le presentara sus identificación que lo acreditara como miembro perteneciente a la PF.

—Haber amigo muéstreme su identificación algo que lo acredite como miembro de la corporación, si no hay identificación no pasa eso téngalo por seguro.

Carlo se empezó a buscar en sus bolsas y no encontró nada, empezó a desesperarse por no encontrar su identificación a tiempo, mientras el militar se le quedaba observando algo impaciente, mientras a momentos volteaba a ver hacia el hospital y finalmente le dijo:

—¡Trae o no su identificación! —le dijo a mi amigo mientras se seguía buscando pasando finalmente a buscarse en las bolsas de su chamarra. Detuvo la búsqueda a los pocos segundos y volteo a ver al militar —ya le encontré señor mire, vea que si soy agente de la PF.

El militar tomo la identificación en sus manos y se puso a revisarla por algunos segundos, “que pasa por que nos deja pasar ya” me dije en mi mente. Se acerco otro militar a este y le dijo algo al oído. Este se puso estupefacto y volteo a ver de nuevo hacia el hospital cuando de repente se empezaron a oír más disparos desde el hospital.

RATATARATARATARATA RATAARATA FIUUUU



RATA RATA FIUSSSHHSSS

CRACKKK CRASHSSS RATATAATRARATATA

RATATATATA RARAATTTATATA RATA

RATARAARRATATAA

Los militares empuñaron sus armas como reacción a lo que se escuchamos todos, muchos otros militares se empezaron a impacientar y algunos hablaban no seque cosas en entre ellos, no entendía debido a los disparos.

RATATARATARATARATA RATAARATA FIUUUU

RATA RATA FIUSSSHHSSS

—señor ya déjame pasar, me necesitan ya mis compañeros vamos déjeme pasar —

El militar le dijo —¡está bien pase ya!, su amigo se queda aquí, no estamos permitiendo el paso de civiles a ellos les estamos pidiendo que se queden en sus casas.

Yo tome la palabra y le dije —señor o cual sea su rango, yo no soy civil soy reportero del periódico LA PRENSA eso soy, vea mi identicacion que me acredita como reportero de ese periódico.
Le extendí mi gafete falso, este lo tomo y se puso a revisarlo, me volteaba a ver a instantes como no convencido de que era yo. Rompió ese momento de silencio otra nueva ola de disparos provenientes del hospital.

RATATARATARATARATA RATAARATA FIUUUU

RATA RATA FIUSSSHHSSS

CRACKKK CRASHSSS RATATAATRARATATA

RATA RATA FIUSSSHHSSS

CRACKKK CRASHSSS

—Señor ya déjelo pasar, que no ve que él también se perdiendo la nota del día, es su forma de ganarse la vida.

—¡Esta bien ya cabrones!, seguro que ya ha de haber mas tipos como tu buscando quien se apremie la nota del día, no mas por que la situación se está poniendo tensa, ya pásenle.

Dio órdenes a un grupo de soldados jóvenes que estaban apostados tras las vallas y estos atendieron haciéndolas a un lado para que pudiéramos pasar nosotros. Sentimos alivio cuando por fin nos empezando a alejar del reten, muchos de los soldados se nos quedaron viendo cuando Carlos hizo rugir a mas potencia el motor de la motocicleta y vimos como se iban quedando a la lejanía detrás de nosotros.

—Esos tipos siempre han sido así de engreídos, se creen que lo pueden todo y que su rango les da libertad para todo, mendigos —dijo Carlos —ya me ha tocado lidiar con ellos cuando coincidimos en operativos contra el narcotráfico, siempre se ponen así.

—Si siempre he notado eso cuando pasan los reportajes por la televisión, quien como tú que te gusta soportarlos, jajajaja —le dije en broma.

Ya empezaba a ser mas de madrugada, “vaya como está avanzando la noche”, me dije pensando mientras Carlos volvió a poner otra vez a volumen alto su ipod y se empezó a oír un tema de música electrónica que me imagino que le gusta mucho porque la toca muy seguido.

—Mira Phillips ya estamos llegando al hospital, estamos como a 300 metros y si es lo que esperábamos, mira allá hay mucha gente asomándose por las ventanas de sus departamentos, otros están en la calle cerca de las entradas de los edificios, los policías no los dejan salir.

—Si miran se ve muy desesperados, quieren irse a asomar, pero no los dejas esos polis —le dije.

—Ya casi llegamos, estamos como a 150 metros, mira allá ya se ven algunos vehículos de la PF, pero esos no son mis compañeros seguro que pertenecen a otra división.

Uno que otro agente de la PF nos volteaba a ver reconociendo el uniforme de la PF que porta Carlos tal vez porque nunca se esperaban ver a un agente de la PF llegando a bordo de una motocicleta con un reportero sentado en la parte trasera.

Si tuviera la facilidad de ver las caras de todos los ahí presentes, diría que todas sin excepción se ven de preocupación y miedo, “pero por que están así, por qué?”, me pregunte en mis pensamientos.

—Ya estamos llegando Phillips, —paro la motocicleta y ya solo avanzábamos a vuelta de rueda — mira hay también muchas unidades de antimotines apostados alrededor como a 30 metros del Hospital, ¿que diablos están haciendo ellos aquí?

Yo lo escuche expectante y nervioso de lo que estamos viendo delante de nosotros, nos encontrábamos ya a 80 m de distancia del HG y no salgo de la impresión de lo que estoy viendo parece zona de guerra, hay mucha gente, muchos carros particulares todos formados algunos tratando de salir y otros se podría decir que abandonados o es que sus dueños están entre la muchedumbre de gente que se quiere acercar al hospital, “cabrones curiosos” me dije.

Apenas si podemos maniobrar entre la gente, uno que otros nos la mienta por haberle dado un empujón con alguna de las ruedas, para lo que nos importa, ni lo escuchamos solo vemos sus caras con sus gestos de molestia, seguimos avanzando y solo encontramos gente y más gente.

—ya casi llegamos Phillips, estamos como a 40m de la vaya de antimotines que resguarda al Hospital, hay que preguntarles a algunos curiosos sobre el estado de la situación en estas ultimo minutos, no vaya a ser que lleguemos más adelante y nos encontremos con sorpresas —me dijo frenando la motocicleta.

—deja yo les pregunto, Carlos —me ofrecí bajándome enseguida de la moto y acercándome al primer individuo que tuve cerca.

—Oye amigo, tú el de cachucha negra, un favor me puedes decir cómo ha estado la situación aquí en estos últimos minutos por favor —el pobre estaba grabando la escena con su celular.

El individuo se confundió cuando le pregunte, se veía como impresionado, pareciera como si hubiera sido víctima de un asalto.

—Perdón señor, es que estaba grabando con mi teléfono y por eso no lo había atendido bien —cerro la cámara de su celular y se abrocho con fuerza la cremallera de su chamarra, era el frio o el miedo no lo sé.

—Pues mire amigo, la situación en el HG estaba hasta hace unas horas tranquila, todo estaba de lo más normal ahí, las enfermeras y doctores atendiendo como siempre sacrificando esta noche de navidad.

…..yo me encontraba en las afueras del HG esperando a que se detenga algún taxi para que me llevara a mi casa, acabe de salir del trabajo y pues no había transporte público o estos terminaron su servicio muy temprano.

….estaba ansioso de llegar a su casa —Gracias —le conteste.

…..así como les decía, me urgía ya llegar a mi casa, los de mi familia ya me estaban esperando para celebrar los comienzos de la noche navideña, yo había quedado de llevarles pavo ya preparado, pero desgraciadamente la situación aquí en la periferia del Hospital, me acuerdo que todo empezó desde que llegaron unas ambulancias, creo que eran 4, al estar llenos los estacionamientos y el acceso rápido para emergencias, se vieron en la necesidad de estacionarse a fuera y nos les quedo otra más que trasladar a pie a los convalecientes, yo vi cuando bajaron algunos de una ambulancia, venían con mascarillas de oxigeno puestas yo creo que venían muy mal conté como a 10 personas, a otros los bajaron todavía a pie sujetándolos entre hombros, solo que me llamo la atención un detalle de los pacientes y la gente que los acompañaba, esas gentes no eran de aquí no tenían las facciones de la gente de aquí de la capital, me parecían más bien que venían del sur como de los estados sureños, yo pienso que de Oaxaca o Chiapas, eran todos bajitos y de aspecto humilde e indígena

….llamo la atención todo ese movimiento fuera de lo común y ya saben cómo somos los mexicanos, no tardo en juntarse mucha gente alrededor de las ambulancias y pues la verdad entre ellos Yo, jajajaa jiji.

….Unos patrulleros que estaban cerca de ahí no tardaron en reaccionar y auxiliaron a los socorristas despejándoles el acceso al HG, al terminar de meterlos a todos al HG pasaron varios minutos y la bola de curiosos que se encontraba ahí todavía se empezó a ir comentando entre ellos lo que habíamos visto.

….Yo vi todo, fueron varios minutos los que pasaron y pues ni un vehículo de transporte público y tampoco ni un taxi siquiera habían pasado, decidí esperar unos 15 minutos más porque la verdad no me quería ir caminando hasta mi casa. Ese tiempo paso y pues no me quedo de otra más que irme a pie aunque llegara mas tarde. Había caminado tan solo unos metros cuando empezó a oír un chillante griterío que se dejo escapar de las entrañas del hospital… y a continuacion se escucharon disparos, muchos disparos.
Se ha producido un error en este gadget.

About Me

Mi foto
PHILLIPS SURVIVOR
Una historia ficticia sobre una probable invasión de Zombies a Mexico en el Siglo XXI. Si eres nuevo y no sabes que onda, empieza desde aqui: --------------------------- http://apocalipsis-azteca.blogspot.com/2010_01_01_archive.html ------------------------------
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.