NOTA 16: REVELACION.

—Hay dios mío, dios miooo... —decían muchos de los policías que estaban apostados frente a la barda perimetral del HG.

— ¡Cuidado, cuidado no se acerqueeeeen!

— ¡Nooo, noo, yo me voy de aquí!

— ¡Diosito lindo esto es el fin del mundo!

— ¡Mátenlos ya destrúyanlos, no dejen que se acerquen...!

Dios mío estoy impresionado de lo que estoy viendo y oyendo, la gente que está a la lateral tratando de tirar a los antimotines esta gritando, aullando, algunos ya se han brincado la cerca de los policías, a fuerzas quieren acercarse al estacionamiento del HG.

— ¡Tengo que ir por mi pariente ¡ —dijo uno de los que se brinco al momento de que fue derribado por dos antimotines y que luego fue arrastrado de las piernas hacia al interior de una patrulla.

Los militares que se encuentran cerca del helicóptero se han apurado en tomar formación, vi al que parecía ser su comandante, darles órdenes de que se apostaran frente al estacionamiento, justo atrás de los policías.

El ruido de las hélices del helicóptero nos había ya desesperado, es molesto.

Un sujeto que no alcanzo a ver de qué es, es militar ya lo vi mejor, ayudado con un megáfono le está diciendo a la gente que civil que se aleje lo más que se pueda de aquí.

— ¡Que se alejen les digo, maldita sea ¡—al ver que no acataban sus ordenes, — que no entiende que aquí va a pasar algo que no les va a gustar.

—Ustedes dos, les dijo a dos militares que les dispararan cerca sus armas para que asusten y se vayan.

Vi como dispararon al aire, el sonido fue seco y fuerte, pero sirvió para que algo de la concurrencia se alejara de aquí.

—Haber usted, parece que usted es de los pocos periodistas que hay aquí, lárguese a un puesto seguro y pongas esto, me dio un cubre bocas.

Me señalo en lo que yo instintivamente me empecé a alejar corriendo, me ubique detrás de una patrulla.

FIUSSSSSSHSSS CRUSHSS

Escuche como un disparo proveniente del techo de un edificio vecino, surco el aire para dar en quien sabe que parte del HG.

FIUSSSSSSHSSSIISSASS CRASSUSHSS

Se escucho otro mas, quien sabe en donde habrá dado este otro.

Estos malditos narcos, que es lo que están hacie…eenddoo…ooo

GRRURURRRRRREMMMRRRRR

Se escucho como si hubiera sido el gruñido de un perro antes de morder

GRRURURRRRRREMMMRRRRR

GRRURURRRRRREMMMRRRRRRRREEERR

GRRURRREERRM

—Madre Santa, ayúdame a creer en lo que estoy oyendo —dije en voz alta.

GRRURURRRRRREM

"Que es ese sonido, es como un llanto doloroso, que ya entren alguien está sufriendo micho ahí adentro"

GRRURURRRRRREM

"yayaaaaa, sáquenlos de ahí, es muy doloroso, pero por que se oye así, ¿Por qué?, es como un sonido en tono grave, pero que penetra hasta lo más profundo de nuestros oídos, ni el sonido provocado por el helicóptero y el tumulto de la gente amontonada del otro de la calle lo aglutina.

"Es como si un perro estuviera por lanzársenos a morder con todo su furia"

Todo se alboroto a ahí…Se escucho como sonaron los radios de CIBI de los helicópteros y las patrullas todos los presentes de alguna forman trataban de expresar su impresión y miedo a sus compañeros cercanos y lejanos.

—Hayyyy —dijo un policía.

En donde yo me encontraba no alcanzaba a ver bien hacia el estacionamiento del HG, así que me subí a una patrulla para poder tener más altura y ver mejor. Lo que vi hizo que las rodillas se me vencieran y caí hincado, pero a un así podía alcanzar a ver…MIRE HACIA LOS ACCESOS DEL EDIFICIO DEL HG Y SOLO ALCANZE A VER UNA CORTINA DE HUMO GRIS QUE SALIA DEL INTERIOR DEL HG.

"Maldita seaaaa hay mucho humo, parece que se está quemando algo allá adentro"

GRRURURRRRRREMMMRRRRRRRREEERR

GRRURRREERRM

HAYYYAYYAAYAYYYYYYYYYYYYYYYY

GRRURRREAEERRR

—DIOS PADRE……

Vi como las luces de varios de los policías ahí presentes se apuntaron hacia la cortina de humo, se quedaron ahí inertes, veo en su cara miedo, mucho miedo, me parece que algunos están por echarse a correr.

Y en seguida se echaron a iluminar mas reflectores como manera de apoyo, otros se apuntaron en dirección a la parte superior del edificio, como buscando algo.

GRRURRREERRRHRHHHHHHH

—¡Queueeeee,,ee!, se alcanza a ver que detrás de la cortina de humo viene algo —dijo un policía.

—Ya salgan malditos narcos, los vamos a mandar bien muertos con su pinche jefe "El Chapo"—dijo otro más.

—Van a quedar hechos trizas.

— ¡Ahí, viene, hay viene se acerca!

Yo alcance a ver una sombra que se denotaba a penas tras la humareda, parece que viene coja, seguro que traen a alguien de prisionero, traen un escudo humano y dije en mi mente maldiciendo.

"Infeliz, no te das cuenta que tal vez te podrías infectar del virus este que se detecto aquí adentro, seguro que si no te mueres en esta, te mueres después"

De repente se esfumo, ya no lo vimos detrás.

—Parece que se cayó, pero se sigue moviendo, se viene moviendo a arrastras, pero se sigue acercando.

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

— ¡Que cosa es eso, por que hace así! —dijo en esta ocasión unos de los soldados que se encontraban un poco delante de mi posición.

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

— ¡Hay viene, hay viene!


Se ve que ese infeliz le está costando atravesar el mondo de escombros pertenecientes a las puertas de aluminio que fueron destrozadas por la balacera de hace rato.

"Ojalá se corte y se mate con los vidrios, el infeliz."

— ¡Ahí está, ahí estaaaaa!, esta aventando vidrios el infeliz!

Solo vi como esquirlas de vidrio volaban por los aires atravesando la cortina de humo, enseguida vi como la cabeza de un hombre se dejo se dejo ver.

Vi como avanzaba varios centímetros más y luego se dejo ver parte de sus hombros, dios mío ese hombre apenas se puede arrastrar.

Vi como agarraba con su manos las enormes esquirlas de vidrio que a un quedaban en su paso y las aventaba, vi como le rajaban la carne de sus dedos sin importarle.

—Está loco ese tipo, que no le duele, esta regando mucha sangre —dijo un policía.

— ¡Tontos callenseeeee!, que no ven bien, ese tipo viene herido, se me hace que es un rehén que se les escapo a esos malditos narcos.

—¡Haber todos quietoos! —dijo el que parecía ser su comandante.

Vi como todos le obedecieron, pero seguían atentos, todos menos los soldados, me da la sensación de que ellos están aquí por otro asunto, como que esperan algo diferente.

Sin embargo ese infeliz seguía avanzando y avanzando como su alma se lo permitía.

—Haber tú y tú, vayan a ayudarle, sáquenlo de ahí, esos infelices seguro que lo van a rematar cuando este a mira de tiro, ¡pero yaaaa!

— ¡Si mi comandante! —dijeron dos en lo que recargaron sus armas sobre una banqueta y continuación hábilmente se saltaron la cerca.

—Apúrale, apúrale —le dijo uno de ellos a sus compañeros.

Después de varios segundos de trayecto por fin llegaron a su lado y como pudieron sostenerlo, lo levantaron y lo semiarrastraron dejando tras sus pasos un reguero de sangre que apenas se percibe por el humo que a un hay.

—Sientes eso, se siente como si tuviera su cuerpo tenso, muy tenso, este tipo a un tiene fuerzas de si, se me hace que si se puede mantener en pie —alcance a escuchar que dijo uno de ellos.

—Déjalo en el suelo, este buey nos está engañando —le dijo a su compañero.

—Si, haber tuU… AHAYAAYAAAGGGGG.

Hay dios mío, no creo en lo que estoy viendo ese tipo tomo de la cintura al policía y lo derribo, parece que están peleando, el policía trata de zafarse de su opresión, pero no puede, ese tipo se ve que es muy fuerte.

Gritos y gritos se dejaban escuchar tras el humo, pelean y pelean.

— ¡Tu ayúdale ¡ —le dijo el comandante al otro policía que estaba observando.

— ¡Siiii! —le dijo al comandante.

Se metió a la pelea y también fue derribado.

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

De repente todo se quedo en silencio ahí entre ellos.

HAYAHAFFGAAAYAYAYYAYAYAYAATYYYYYYYYY.

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

—"¡Que pinches está pasando ahí!" —me dije a mismo.

De repente vimos como voló por los aires un BRAZOOOO, maldita sea es el brazo de unos de los policías y luego una parte de lo que parece ser su PIERNAAA y en seguida su CABEZAA.

Su cabeza toda roída y llena de sangre y luego voló otra, es la del otro policía pero todavía se veía moviendo sus ojos y su boca.

El alboroto se dejo venir en seguida, la gente que está detrás del cerco anti motín empezó a gritar, pero en en vez de huir de ahí rompieron el cerco anti motín y pisotearon a algunos dirigiéndose hacia en donde se encontraban los policías, algunos fueron detenidos por algunos soldados.

Mientras que los policías apostados en la barda se había como quedado petrificados, impresionados por lo que les paso a sus compañeros. Algunos no aguantaron su coraje y trataron de saltarse la cerca para ir a vengarse pero fueron detenidos por otros que si habían guardado la cordura.

— ¡Malditoooo! —dijo el comandante.

— ¡Hay viene, hay viene! , apenas si puede caminar — dijo un soldado.

—Parece que se viene tambaleando se parece como un robot, parece borracho —dijo otro.

— ¡Ahí está el maldito, ya se ve bien, se ve horrible!

— ¡DIOS SANTO, queeee! —dije esta vez yo.

Algunas reflectores se apuntaron hacia esa dirección y es así como lo vimos ya.

DE ENTRE EL HUMO SE DEJO VER UN PIE TODO LLENO DE SANGRE Y LUEGO SE DEJO VER EL OTRO, DESPUES SUS MANOS TODAS ENSANGRENTADAS, SE ASOMO LUEGO SU PECHO TODO DESECHO, DESTROZADO SE ALCANZABA A VER ALGO DE SUS VICERAS, LE VIMOS LUEGO SU CARA, SU CARAAAA ESTA TAMBIEN DESTROZADA, HORRIBLE.

DIOS MIO, SUS OJOS, TODOS LLENOS DE SANGRE, TRANSMITEN MIEDO A PENAS SI SE PUEDE PERCIBIR LA CORNEA. LLEVA UNA MEJILLA DESTROZADA, SE LE VE EL HUESO DE LA QUIJADA.

SU BOCA TODA ROJA, LLENA DE SANGRE Y UNA COSA NEGRA QUE LE VIENE ESCURRIENDO POR LA BOCA CADA VEZ QUE LA HABRIA Y LA CERRABA.

DIOS, ESA COSA PARECE UN CADAVER, ¡UN CADAVER ANDANTE!

Viene caminando muy despacio, se detuvo y de repente vomito más de ese líquido negro.

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

GRRURREEMEMAAEER

GRRURRREEAERRERERRTTTITT

Madre mía, creo hay viene otro a unos metros detrás de él y otro, maaasss.

— ¡Levante su manos! —le dijo el comandante.

Pero el viento se llevo sus palabras, no obedeció.

El comandante saco una pistola escuadra de su cintura y se brinco la cerca en dirección a hacia el e hizo un disparo que le paso a unos centímetros de su sien izquierda, pero no hizo caso.

Disparo otros mas, negativo. Ahora le apunto en dirección a su pecho.

— ¡Obedezca o le disparo!

El infeliz seguía avanzando, no tiene miedo, parece que no tiene emociones.

De repente abrió su boca y le vomito más de ese líquido negro.

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

GRRURRREEEEMEMEEEAAEER

GLUEEERRHARRR

GLUEEERRAASDH

El comandante se asusto y le hizo un disparo atravesando su pecho, la bala perforo su carne soltando un chisguete de más líquido negro.

—NO, NOOO, NO SE MURIO

--¡ Que, he disparadooo, pero sigue avanzando!

El comandante se dio medio vuelta y grito

-- ¡ DISPAREEEEN. !


NOTA 15: CAOS EN EL HOSPITAL



—Mira Phillips del otro lado también hay muchísimos policías apuntando también, mira —me señalo con la mirada.

—Si también he notado que huele mucho a pólvora, mucho hasta molesta —le dije tapándome la nariz con la mano.

—Desde aquí es de donde provinieron los disparos entonces, los que alcanzamos a oír y que tanto estruendo provocaron en los alrededores— le dije.
—Si y todavía se siento el miedo y la tensión, mira sus caras.

Mi amigo había percibido bien, todos sin excepción se encontraban a apuntando hacia el hospital, era imposible pasar por alto sus caras de sorpresa, impacto y miedo. Algunos se encontraban fumando y no paraban de aspirar y sacar el humo de sus pulmones. Otros parecían como si estuvieran petrificados como si lo que precedió a los disparos y durante ellos les hubiera dejado un trauma en el fondo de sus ser, todo era tensión y se veía que estaban dispuestos a dispararle a todo lo que se les pusiera enfrente, todo era tensión.

Tan atentos estábamos a los compañeros de Carlos que no nos habíamos percatado que al otro lado de la calle había un contingente de antimotines tratando de evitar el paso de los civiles hacia las afueras de el hospital, era muchísima la gente y se ve que les estaba costando trabajo mantenerlos a raya.

Pero también me di cuenta que también nosotros, al menos yo me encontraba en un problema: que la calle por la que llegamos había sido cerrada ya por otro contingente de policías y antimotines, todo con el mismo fin: evitar que los civiles se acerquen los más posible a las afueras del hospital, pero ¿Por qué están haciendo esto?, me pregunte a mí mismo.

También empecé a notar que algunos policías se encontraban moviendo varios vehículos hacia las orillas bloqueando también los accesos al hospital en apoyo a los antimotines porque sabían que tarde o temprano su cerco iba a ser vencido. Me quede estupefacto al escuchar a unos de ellos hablando a través de su radio, seguro que era el encargado de todo este espectáculo que se estaba montando, el tipo estaba dando órdenes de que también hicieran lo mismo en las otras calles aledañas al hospital.

“Algo grande se está tramando aquí y seguro que va haber mucha acción, pinches policías son buenos para esto”
Me dije a mi mismo sin darme cuenta que Carlos ya se había bajado de la motocicleta y se encontraba ahora frente al tipo que hace unos momentos había visto dando órdenes a través de su radio de banda civil, parecía que estaba regañándolo se veía muy molesto.

Poco es lo que alcance a escuchar:

— ¡Donde andaba agente que lo hemos estado buscando estas últimas horas ¡—le grito el que parece ser el comandante.

—Disculpe mi comandante, es que no había podido llegar causa del bloqueo de calles que se ha estado dando, que no ha visto, con trabajos llegue aquí —le contesto mi amigo un poco impresionado
— ¡Sabe que es lo que pasando aquí agente! —le pregunto fuertemente.

—No mi comandante.

— ¡Vaya que anda perdido agente!, no más porque es de mis mejores tiradores y ahorita lo necesito, si no lo hubiera ya corrido por su ineficacia, ya no me diga tonterías lárguese a cambiar. ¡Ya rápido!

—Si mi comandante nada mas una pregunta, que hago con el periodista que me hizo el favor de traerme en su motocicleta, si no hubiera sido por el créame que por nada hubiera llegado aquí.
De momento me voltearon a ver a mí, me recorrieron de pies a cabeza como si fuera un bicho raro.

—Sabe que tendría que correrlo de aquí, pero en vista de que usted está en deuda con él me voy permitir mantenerlo aquí en los alrededores. —Me dijo con una risita burlona —es para que el infeliz presente una muy buena nota para mañana en su periódico y haber si así siquiera le aumentan mas su sueldo —jajaja, jajajajaa.

Yo alcance a escuchar eso y en voz baja le dije “maldito idiota”.

—Estamos de acuerdo agente Carlos. ¡Ya lárguese!

—Si señor.
Vi como mi amigo se metió a un camión de equipamiento y después le perdí de vista.

“Espero que no tarde, aquí se siente mucha tensión y miedo” me dije, pero es que al mismo también quiero estar aquí, siento que aquí se va poner bueno.

Voltee a ver a mi alrededor y ahora caí en cuenta por que desde hace unos minutos estaban despejando la parte central de la calle que queda frente al HG.

Algunos policías se encontraban pintando marcas con piedras de calidra en la parte central de ese espacio, no alcanzaba a distinguir qué era lo que estaban trazando. No lo note hasta que lo empezaron a remarcar mas con varias pasadas, “que diablos, los trazos dibujaban la figura de una gran “H”, esas marcas siempre están pintadas en aquellos lugares en donde aterrizan HELICOPTEROS.
Pero helicópteros para que fin, o es que están pensando en trasladar gente desde aquí o tal vez enfermos o van a traer más policías para reforzar este operativo. Malditos narcos que dolor de cabeza están causando aquí, que no saben que aquí también se está dando al mismo una contingencia sanitaria de influenza. Parece que les importa poco el hecho de que se podrían contagiar de ella y que su vida se podría ir al demonio.

Son unos idiotas.

Voltee a ver hacia al HG y solo veía humo y se percibía ese insignificante olor a carne quemada, olía horrible a momentos. Y del otro lado al tumulto de gente gritando a todo lo que sus gargantas podían, alcance a entender que algunos querían saber que había sido de sus parientes que todavía se encontraban ahí dentro, no era para más, una parte del HG se encontraba en llamas. Otros que alcance a notar vi que eran enfermeras y tal vez también doctores también gritaban, querían saber que había sido de sus compañeros que también se encontraban ahí dentro.

Se abalanzaban ya con mucha fuerza sobre los antimotines que les impedían el paso, en cualquier momento el cerco se podría romper, gritos y más gritos se dejaban oír:

—Déjenos pasar por favor, quiero saber que es de mi esposo que se encuentra ahí internado.

—Quiero saber que ha pasado con mi hija de 8 años que también está ahí, déjenme pasaaar.
—Quiero ver a mi mamaaaaa.
—Quiero pasar a ver si están bien mis compañeros, una de ellas es mi novia. ¡Déjenme pasar!

Y un sin fin de socorros y plegarias que no paran de escucharse.

Eran ya las 4 AM.
No me había dado cuenta que ya había pasado mucho tiempo desde que llegue aquí, voltee a ver hacia donde está el tumulto de gente, DIOS…ya casi están a punto de romper el cerco de los antimotines, entre ellos ya se han desesperado por que se gritaban mucho, el que parece ser el capitán de esa formación se la ha estado pasando gritando a través de su radio, tal vez estaba pidiendo ayuda, si eso.

Por cierto no había aparecido a un mi amigo que se había subido anteriormente a la camioneta de la policía.
Me saco de mi hipnosis ese frio helado que siempre se deja sentir todas la madrugadas, vi a toda la gente sacar vaho de sus bocas y de mi mismo, me cruce de brazos y baje mi cabeza para tratar de mitigarlo, cuando de repente sentí mucho calor sobre mi cabeza y se metió a mis ojos una gran luminosidad blancuzca, también sentí como el suelo vibro y al polvo del asfalto se levanto para volverá segarme.
Vi que algunos policías se orillaron más hacia la periferia del estacionamiento y empezaron a hacerle señas a eso que tanto nos estaba lastimando la visión, trate de ver que era, si, si es el helicóptero que desde hace rato todos estaban esperando.
— ¡Pero qué diablos! —dije en voz alta.

Ese helicóptero no es uno de la policía, este ES HELICOPTERO MILITAR del tipo Black Hawk, esta cosa viene artillada, porque viene a así, pues que tan armados se encuentran estos malditos narcos que la policía se vio en la necesidad de recurrir a mas potencia de fuego, el aparato está intentando aterrizar en la marca de la H pintada a mitad de la calle. Parece que ya lo logro, ahora esta descendiendo, no me había percatado que en los techos de los edificios cercanos se veían correr varios individuos armados, una de las lámparas del helicóptero apunto hacia esa dirección, que diablos, esos tipos son también soldados, pero llevan un traje más obscuro y van bastante armados.


Algunos ya habían salido de un edificio y se estaban dirigiendo en dirección al helicóptero, cuando se dejo sentir un tumulto de gritos que salían del HG, los gritos a penas se dejaron oír debido al estruendoso ruido provocado por las aspas de la aeronave.

No me habia percatado que todos ellos traian cubrebocas puesto, y menos que uno de esos tipos se salio del grupo y se puso a repartir por doquier cubrebocas al por mayor, saco cientos de una enorme bolsa de plástico.

De otro edificio vi que varias filas de soldados también ya se dirigían en dirección a la aeronave, algunos ya estaban a medio camino cuando los sorprendió un disparo que provino de la columna que se encontraba apostada en las entradas del HG.

Varios de los otros soldados voltearon hacia el origen del disparo y después yo, NO PUEDE SER, QUE COSA ES ESOOOOO……
Se ha producido un error en este gadget.

About Me

Mi foto
PHILLIPS SURVIVOR
Una historia ficticia sobre una probable invasión de Zombies a Mexico en el Siglo XXI. Si eres nuevo y no sabes que onda, empieza desde aqui: --------------------------- http://apocalipsis-azteca.blogspot.com/2010_01_01_archive.html ------------------------------
Ver todo mi perfil
Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.